estherllull

Aquí lo único que hay es dos baremos de medir. Tenemos un sistema de funcionarios, que se puede comparar a lo que puede ser un modelo comunista, sin embargo, el modelo comunista es rechazado porque se basa en las fuerzas y el modo de producción. Mientras que el modelo de funcionarios se basa en una ficción legal o en una ficción de contabilidad… Y este es el progreso, señores, de ahí que el capitalismo se haya extendido como se ha extendido. La revolución inglesa hizo que se extendiera más que otras revoluciones socialistas o que la revolución francesa, porque su sutilidad de miras no se paraba allí en los estragos que pudiera ocasionar. Sus efectos eran mucho más invisibles.

Por eso, yo creo que este economista se ha convertido en un fanático sin convicciones, que aguza su ingenio de buen orador para que siga perviviendo un modelo comunista, basado en el mismo sistema financiero y productivo que tenemos, basado en crecer, crecer y crecer porque hay que pagar el interés del dinero que los bancos piden, y en eso se basa el modelo capitalista también. Porque siempre este modelo tuvo una doble vara de medir. Una para sí mismo, otorgándose del privilegio de la ley y la ficción contable que permite la liberación del sujetamiento a la forma de producción forzada y a sistemas de sujeción de la tierra y de esclavitud, mientras que implementa otros sistemas de explotación y de producción que se basan en este modelo productivo del PIB y de crecer y crecer. Lo cual es imposible según nos dicen desde la mentalidad comunista del explotador, que dice que no se puede crecer más y que no se va a poder pagar la deuda en un futuro, puesto que la deflación lo impedirá.

Tenemos por tanto dos baremos. Evidentemente nuestro economista se ha visto multitud de veces perseguido por una esquizofrenia y por un dolor de cabeza, porque él se ha situado desde hace mucho tiempo, en el baremo de los privilegiados, pero dice que defiende a los explotados, lo cual no es verdad. No puede serlo, porque él sigue “atraído fatalmente” por el sistema de poder y ha dado un salto hacia el sistema de los funcionarios, el único sistema que parece viable y digno de salvar, porque el otro siempre estará sometido a las inclemencias de la vida y de la oportunidad, una cosa digna de piratas o de explotadores.

Lo único que pasa es que uno hace oratoria y hace un discurso; anteriormente siempre el economista observador dejaba una pequeña puerta abierta a la duda, pero últimamente se ha convertido en un fanático sin convicciones profundas, un ortodoxo, según él lo llama, un dogmático más, alguien que necesita, apremiadamente, acogerse a una idea cualquiera, para poder seguir viviendo con convicción.

Lo cierto es que Krugman lo hace mejor porque es un intelectual que teniendo claras sus convicciones liberales habla de un modelo productivo y no tiene esa mala conciencia que tiene el europeo o el español, al hablar de este modelo. Y Krugman lo que hace es que justifica el sistema productivo desde la legitimación que le da pertenecer a la cultura angloparlante, la cultura que mejor ha extendido este sistema, creando un cuerpo de privilegio para sí misma.

Lo único entonces que nos queda por justificar son los arrebatos de poder que sienten miembros en nuestra sociedad por igualarse con otras sociedades. Pero Rajoy cuando ha sentido esa “atracción fatal” por el poder lo está haciendo muy bien, aunque hoy se nos dé otra noticia demagógica por parte de nuestro observador, porque ya veremos en qué derivará esta noticia. Sin duda, lo importante es que nuestro presidente se ha colado en estos países para defender el sistema de los funcionarios, el único sistema que nos permitirá vivir en un futuro y gracias a ficciones contables, que son las únicas en las que yo creo. Para eso se necesitan matemáticos y grandes estadistas y no oradores de crecepelo y cosas parecidas que con al oratoria y su discurso racionalista nos enseñan a razonar pero después se convierten en fanáticos religiosos de cualquier idea que pasa por el camino… Eso es lo que yo veo que está pasando en este blog, desde un tiempo a esta parte. Ya no creemos en tu discurso racionalista, porque está manipulado y manejado también por el deseo de poder y de seguir a toda costa seduciendo a las masas, sin ponerse a pensar en el futuro.

Rajoy está siendo “atraído fatalmente”, como nuestro economista observador, pero hay ciertas atracciones buenas, aunque no sabemos cómo pueden terminar, pero nuestro discurso pasa ahora por enfrentarse a ellas, sin dejarse manipular, teniendo muy claro que estamos defendiendo un sistema de ley, lo importante ahora es estar ahí, y eso tenemos que reconocerlo se ha conseguido y ahora ya veremos cómo permanece este sistema de ficción legal. Pero sería muy importante construir una ficción bien, de un modo consciente, hecha por personas de matemáticas. Y el modelo productivo, eso es para las colonias, este modelo tendrá que desaparecer, aunque todavía no se ven las consecuencias fatales de él. La mayoría de la gente vivirá con una pensión, módica, pero con una pensión, y a eso vamos en el futuro. Lo que pasa es que la gente visionaria está escondida, porque no da crédito, y también porque estas “atracciones fatales” son muy peligrosas; se termina actuando como esos bárbaros tecnólogos.

Publicado por: estherllull | 18/01/14 en 6:40

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s