sí, yo también despido el año. Escribo desde Copenhague, pero mi opinión es que los que escribimos, al menos, en buena parte, así yo lo hago, lo hacemos porque estamos enfermos de algo. Desde luego, yo estoy enferma de muchas cosas, nunca me dejaron tener una juventud, date cuenta que yo tengo casi la misma edad que tú. Escribo porque ya que escribo no voy a escribir para curarme de mi mal. Lo cierto es que nos adherimos muchos a este blog porque podíamos leer en un nivel cultural que faltaba en otros blogs y a mí se me permitía escribir sobre algo más que economía. Aunque me daba cuenta de las exigencias que siempre se me han puesto.

Lo cierto es que España se ha intelectualizado mucho estos dos últimos años, creo que ha subido el nivel intelectual o al menos se puede decir que el nivel de conciencia en general de la gente, y la autocrítica, lo cual nos ha venido muy bien, aunque excesiva autocrítica también puede ser contraproducente. Un excesivo recelo contra nosotros mismos. Yo siempre he tratado de ver algo positivo en nosotros. Sí, algunas carreteras me he dado cuenta en nuestras autovías no están del todo bien. Pero para mí lo importante es que empecemos este año con buen pie. En el sentido de que habrá que sacrificar una cosa para poder evitar otra, y que será un año de luchar por fin ya por algo, porque hemos estado como paralizados por el miedo, en unos casos, y en otros, perdidos en paraísos artificiales cuando no caóticos. Sin embargo, tal será un año duro, no me cabe la menor duda. Y podemos dejarnos dominar por el miedo y las frustraciones si no tomamos consciencia de lo importante que es luchar ahora.

Cuando se ha hablado de neofascismo, para mí esta palabra que yo la vi utilizar por primera vez contra los republicanos en los EEUU sin ser censurada, me pareció que en verdad no había que censurarla, porque podía dar respuesta o explicación a conductas referidas a nuestra realidad actual. Pero no podemos utilizarla referida a instituciones en su conjunto, más si son instituciones democráticas. Cuidado con los símbolos que usamos, porque a veces son cosas muy poderosas que podemos usar simplemente exhibiendo un color o algo radical y en verdad estamos rebajando el nivel intelectual de nuestra conciencia. Lo mejor es usar el “lenguaje”, casi siempre la ley se relaciona con el lenguaje y con la institución y el derecho. Por eso para mí es muy importante el lenguaje. Y yo creo que todos los que seguimos a Jose Carlos y le hemos leído, le estamos agradecidos fundamentalmente en el uso del lenguaje que él hace. Hace un uso moderado de él, no extremista, manteniendo casi siempre el esfuerzo intelectual por hacernos llegar la realidad desde una visión más objetiva. Esperemos que siga siendo así por mucho tiempo y que podamos seguir encontrando caminos y un mundo más educado y más honesto. Feliz año 2014!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s