estherllull, seville-copenhaguen

 

Sherpa, agradezco tu respuesta, pero ¿atrasada porque intento mirar a nuestros orígenes, adónde si no voy a mirar? Sí, yo ya sabía que Wittgenstein se había apartado de los neopositivstas en sus “Investigaciones Filosóficas”, reconociendo la existencia de diversidad de lenguajes y la posibilidad de asimilar un código moral a un paradigma científico. En realidad, en su inconmensurabilidad teórica, Kuhn rechaza el concepto de paradigma y en éste aparece como el concepto de inconmensurabilidad como el que mantiene como una forma de holismo restringido. Pero no me causa sorpresa lo que me dices. Pero dudo que los neopositivistas, aquellos que decían que nada se puede hablar de moral y de ética, porque nada hay que decir, y porque pertenece a la mística, esta clase de pensamiento no siga existiendo. En base a eso me baso.

Lo que tú dices de Medicina se basa en conocimientos que se venían formando de siglos atrás y muchas de estas ciencias evolucionaron formidablemente en el siglo pasado, gracias a que, por fin, la reforma religiosa luterana hizo entrar algo de libertad en la religión, y luego finalmente se produjeron las revoluciones liberales. El saber ha llegado a nosotros, sí es verdad que el pueblo español es un pueblo intelectual, como lo es el francés, aunque de otra manera, si nos dejasen, pero últimamente esto tampoco abunda sino más bien la sinrazón y la filosofía es algo que pocos practican, si la practicasen más verían incrementado su lenguaje y su forma de razonamiento. Cosa que no hace el lenguaje matemático que se separa de la realidad.Y no sé adónde a veces lleva. Por tanto, mi crítica la mantengo.

En definitiva, hay una gran contradicción en mi forma de mirar la historia. Admiro la liturgia, el ritual, pero no hasta un punto perverso, sino para admirar lo que ha quedado legado hasta nosotros. Admiro la palabra, sin embargo, denuesto la forma cómo hoy día se vilipendia. Todos quieren reducirlo todo a números. Podíamos hablar todos un mismo lenguaje, el inglés, como una forma de entendernos todos los hombres de la tierra y de llegar a algún acuerdo con la lengua, pero todo reducirlo a matemáticas, eso me parece imposible; porque el hombre históricamente se deja mejor gobernar a partir del mito, de los deseos, de la simbología y de la belleza, y esto es lo que más comúnmente él entiende como la verdad.

Siempre he creído que la lógica de las instituciones se puede explicar con un lenguaje simple, igual que las matemáticas se pueden explicar con palabras, y que la precisión o el dato ajustado de la ciencia no son necesarios para la ciencia social. En parte, yo siempre creí que el lenguaje que más entusiasmaba a los hombres era la alegoría y la poesía complementada con sentido y razón, aparte de la mitología, y que ésta es la mejor manera también de propagar la ciencia política y la economía.

Pero en fin dominar las matemáticas también dice mucho de una forma de ser. Yo no las domino porque a mí no me daría tiempo de pensarlas, me faltaría tiempo, lo que me interesa es pensar otra forma de lenguaje más humana, y aún así nadie me entiende. Lo que quiere decir que estoy metida en el lenguaje de una ciencia obtusa más bien, una filosofía medieval, sí lo estoy.

 

Publicado por: estherllull, seville-copenhaguen | 06/12/13 en 18:11

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s