estherllull, seville-copenhaguen

 

En el surgimiento del ascetismo helenístico y el ascetismo cristiano, el hombre primitivo renunció a la vida por sacrificio, para obtener algo a cambio, tal vez por un principio egoísta, o porque le resultaba penoso controlar una cosa, para evitar otra. Surgió en este contexto el tipo “clerical” que intentaba utilizar en su propio beneficio los instintos de protección y miedo de los hombres, intensificando su temor e inseguridad. Pero junto a este tipo de hombre que puede ser un tipo depresivo, realmente lleno de temor, surge otro tipo que encarna a los liberadores, los salvadores o redentores de almas. Estos liberadores hacen tambalear aun más la confianza en la existencia justamente para poder después ofrecer sus servicios, sus anestesias, sus esperanzas, su salvación. Ahí, es cuando empieza todo el problema.

Estamos en una vorágine que no sabemos ahora distinguir qué nos venden los que nos venden sus servicios. En realidad, todo lo que sea ofrecer el bien por el bien, o el cambio por el cambio, son simples tautologías del discurso. Tal vez, la cosa sea más complicada, ¿no? No necesitamos salvadores, ni líderes, el pueblo es un buen psicólogo. Se comunica por esas antenas que tenemos los seres humanos quienes nos engañan, lo que pasa es que somos vulnerables solos y nos dejamos engañar. Uno puede cambiarse a sí mismo, comer verdura en vez de carne, por ejemplo, transformar la sociedad en algo más natural; pero al final por mor del consumismo terminas cayendo en la misma vorágine que todos. Se tendría que ir uno a un desierto, “el suelo materno del monacato”, para poder cambiar.

Sin embargo, el monacato cristiano, el neopitagorismo terminó volviéndose otra locura, los especialistas del sufrimiento, los pugilistas de Cristo terminaron eclipsando a todos los demás. Imáginate que esa locura volviera ahora, se hundirían todos los comercios y los bancos. Pero ciertamente estamos volviendo a las ideas religiosas. El Icade también. Por favor, no salvadores, no por ese discurso…

 

Publicado por: estherllull, seville-copenhaguen | 06/12/13 en 12:04

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s