SONETO DEL AMOR DESESPERADO, DE ESTHER LLULL

¡Muy buenas mis queridos Amigatunos! hoy, este vuestro Gato Literato, viene maravillado y absorto todavía por la lectura de la novela de esta semana, si la semana pasada vestí sombrero panameño, de fieltro gris y ladeado sobre mi oreja derecha, cubriéndome con gabardina detectivesca para pasar desapercibido, hoy vengo de amante, poeta, filósofo, pintor , músico y hasta de Don Juan canallesco y burlón. Vengo de trotar por la ciudad más artística, despendolada, jaranera y bella de todos los tiempos, la Venecia Enamorada.
Esther Llull, ha compuesto toda una escena operística en dónde pintura, arte, literatura, gastronomía, geografía, historia, música y bella poesía, conforman un escenario perfecto, una fotografía de palabras, de versos arrancados al amor cuando este quedó anclado en la mayor de las pérdidas o en el más grato de los encuentros, una obra por y para la exaltación de los sentimientos propios y el descubrimiento de los ajenos.
Llull, la alquimista de los sentires y la maga de las letras sentidas, nos muestra un camino para el descubrimiento propio y una vía para olvidar, tras aceptar los errores ajenos como propios, lo que pudo haber sido y no fue. Dos vidas tan paralelas como yuxtapuestas, dos formas distintas de ver, entender y sentir el amor y el desamor, pero con un punto en común: ninguna puede ser feliz si el dolor de los demás lo impide. Su huida de dolor no es más que la empatía que inunda sus almas, sus venas, sus entrañas.
La madre escribe una larga carta a su hija, intentando disculparse por todo lo malo que les ha pasado en la vida, por no haber sido lo suficientemente fuerte como para haber inculcado a sus hijos el respeto a los demás , tanto como a sí mismos. Flagelarse por lo que ya fue y nunca sabrá si pudo haber sido, es su manera de disculparse a sí misma por no haber luchado por lo que quería y haberse subestimado escondiéndose en su desgracia, sin darse cuenta de lo más importante: ella se culpa de todo por lo que su hija, en el fondo, la admira y respeta.
Y Cósima, una luchadora y ambiciosa profesional, una diseñadora amante de la pintura de Tintoretto y los poemas de Dante y Petrarca, que huye de sí misma, disfrazándolo de amor frustrado, intenta reencontrarse en Venecia, ignorando en el momento de su marcha, que no se puede encontrar lo que nunca se ha perdido, tan solo no ha sabido mirar en el lugar adecuado, su corazón.
Con formato de epístola para los sentimientos maternos, y una narrativa limpia y precisa para las vivencias de Cósima, Esther Llull nos presenta esta magnífica novela, cuyos capítulos salteados de versos de Dante y un final en brazos de Petrarca, nos lleva por una Venecia musical, pintoresca y pinturera, sin perder jamás la referencia pictórica de los grandes maestros venecianos, una Venecia de arquitecturas, de paseos, de placeres, de vinos paladeados y de paladares exquisitos hacia las cosas habituales; la Venecia mágica, de tarot y cartas astrales, de estrellas y destinos, de cuentos de viejas hermanas, de casualidades y grandes esperanzas. Aquella Venecia despendolada y prostituta, la libertina, la bulliciosa y jaranera, la de los gondoleros que ven y oyen pero no hablan, la de Damas que gimen más que hablan y la de Caballeros que hablan en demasía para hacer callar a las señoras. 
La Venecia que fue “ Una Pelandrusca que dejan que le metan mano, pero que no le toquen el sombrero”
La Pretty Woman que no besa en la boca a sus clientes.

Una delicia de novela, mis queridos, amados y canallescos Troteros. Una delicia.

¡Que ustedes lo maúllen bien! 

“Soneto del amor desesperado
(spanish edition)
www.amazon.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s